Menu

Marcos Pérez Ramos

5 Junio, 2016 - CASOS
Marcos Pérez Ramos

Marcos Perez Ramos es socio de la OATM y su historia comienza en el año 1999 en el Tercio de Armada.

En el año 1999 participaba junto con su unidad en una marcha táctica nocturna por las Marianas Altas en el CASR – Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín (Barbate – Cádiz) y se le rompió el menisco y el Ligamento Cruzado Anterior de la rodilla al marchar sobre terreno irregular y tener dicha articulación ya previamente dañada tras accidente paracaidista en la localidad Albanesa de Bizes en el Ejercicio conjunto de la OTAN y Rusia Cooperative Assembly 98 que le había dañado seriamente la articulación. Como consecuencia de su lesión fue ingresado en el Hospital Naval de San Carlos de San Fernando donde fue operado por un médico de medicina general adscrito al Servicio de Traumatología bajo el mando del Coronel L.A.C. y a pesar de conocer la rotura del ligamento cruzado al disponer de una Resonancia Magnética Nuclear no fue intervenido de dicha patología. Posteriormente a dicha intervención debió someterse a otras tres operaciones más para reconstruir su articulación e invertir 5 años en rehabilitación para volver a caminar de forma normal. Tras dicho periplo por hospitales, especialistas y médicos en rehabilitación el expediente de aptitud psicofísico que le fue aperturado en el año 2004, se cerró una semana antes de su licenciamiento por alcanzar la edad máxima de 35 años en atención a la Ley 17/1999. Siendo evaluado de forma desigual por la Junta Médico Pericial Ordinaria que le instruyó dicho expediente y la discapacidad reconocida por el Centro Base de la Junta de Andalucía.

A pesar de tener reconocida su discapacidad tanto por la via civil como militar, y tenerla reconocida en acto del servicio, nunca ha percibido compensación alguna a pesar de corresponderle.

Durante el desarrollo de su lesión sufrió acoso laboral por parte del Capitan de su unidad y que ya había conseguido que otros MPTM resolvieran voluntariamente sus compromisos quedando discapacitados de por vida y sin reconocimiento alguno de su lesión en acto del servicio, sin embargo Marcos aguantó la presión hasta nuestros días y en breve pasara a la situación de Reservista de Especial Disponibilidad por alcanzar la edad de 45 años de edad y no poder ser militar de carrera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: